viernes, 3 de marzo de 2017

Narcos

¡Hola!
¿Qué tal va todo? Espero que bien bien; hoy me paso por aquí para contaros mi humilde opinión sobre una de las series del momento, aunque yo, como siempre, llego ‘tarde’ para ella; se trata de Narcos, serie original de Netflix y que causó furor con sus dos temporadas y mantiene atentos a los espectadores con la tercera y cuarta en camino (si no me equivoco).




Serie que narra los esfuerzos de Estados Unidos y Colombia para luchar en la década de los 80 contra Pablo Escobar y el cártel de Medellín, una de las organizaciones criminales más ricas y despiadadas en la historia de la delincuencia moderna.






La verdad es que cuando salió me picaba la curiosidad, pero por avatares de la vida la fui dejando dejando y me puse con ella estas Navidades. Lo cierto es que entiendo por qué la gente se enganchó a la serie, sin darte cuenta estás acabando la primera temporada (y eso que son diez capítulos de una hora casi cada uno) y al siguiente momento casi la segunda también; con series así, la verdad, da gusto.

Personajes: todos sabíamos cómo iba a acabar Pablo Escobar, lo interesante, al menos en mi caso, era conocer cómo sucedió, cómo este chico colombiano llegó a ser quien fue. El actor lo hace, a mi parecer, genial (fuera del tema de los acentos y demás, que hablaré de ello más adelante); aunque ciertamente me parecen todos geniales, todos los actores consiguen que te creas sus personajes y eso es algo muy difícil, sobre todo por la cantidad de ellos que hay y porque están presentándonos a gente real. De quedarme con un personaje solo, me quedo con Gustavo Gaviria, el primo de Escobar, quien marca un antes y un después muy claro en la serie. El segundo personaje sería el agente Javier Peña, sublime también (chao Víbora Roja)

Ritmo de la historia: trepidante en algunos momentos, pausado en otros, claro, explicativo… Consigue un equilibrio perfecto, aún los capítulos más parados disfrutas de sus 55 minutos y se te pasan en un suspiro. Pocas series pueden fardar de esa sensación en sus espectadores. Todo está tan bien contado, ves claros a los personajes, todo encaja a la perfección.

Lenguas: me pareció todo un acierto las lenguas utilizadas en la serie y su distribución; hoy en día parece una tendencia que, muuuy poco a poco, va cambiando, y es que el inglés ya no es solo la lengua de las series, de las películas. Está empezando a haber cierta diversidad y, aunque aún queda mucho por hacer, vamos por el buen camino (ejemplo que me viene a la mente el de Rogue One en versión original, pues Diego Luna (Cassian Andor) no cambió su acento para su personaje). Sinceramente, no me pareció para tanto el revuelo que se montó en su momento por el famoso problema de subtitular el archiconocido ‘hijo de puta’ (higüeputa no me parece mala solución, pero allá cada uno con su tema) y las críticas hacia el actor de Escobar, por ser brasileño; me parece que hace un papel correctísimo.

¿Qué esperar ahora? Pues las jugadas del Cártel de Cali, nuevo protagonista ahora que Escobar y Medellín están fuera de juego… veremos las aventuras de Pacho, los hermanos Castaño y compañía.

¿Visteis ya la serie? ¿Qué os pareció? ¿La recomendaríais?



Hasta la próxima entrada   J

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada