lunes, 18 de junio de 2018

Life Sentence


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien, ahora que parece que entramos definitivamente en el verano, que ya era hora; hoy me paso por aquí para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas series que pude ver, esta vez, haciéndole más caso de lo normal, es decir, en esta ocasión no trabajaba mientras la veía: Life Sentence, de la cadena The CW.







Cuando Stella descubre que su cáncer terminal está curado, tendrá que aprender a vivir con todas las decisiones que tomó cuando decidió "vivir como si fuera a morir" (Filmaffinity).








Desde que la encontré por casualidad, meses antes de su estreno, y leí la sinopsis sabía que la quería ver y que tenía muchas papeletas de que me gustase: pues acierto de pleno, me encantó; y en el momento en el que me enteré de que fue cancelada y solo iba a tener una temporada, mi corazoncito se rompió un poco, pero hacia el final de la serie entendí que era mejor así.

Siendo sinceras, igual la sinopsis no es la mejor del mundo y no es la más llamativa de la historia, pero no sé, fue de estos amores a primera vista. Y este amor platónico continuó hasta que, de sus 13 capítulos, en el noveno, más o menos, me di cuenta que poco más tenía para contar; los capítulos tienen todos la misma estructura: principio feliz, problema en el medio, solución al problema y final feliz, todo esto en 45 minutos, de forma semanal. No es que me parezca una mala estructura, pero me di cuenta de que no había historia de fondo, o, por lo menos, no una con suficiente fuerza como para ser estirada, de ahí que, al reflexionarlo, no me pareciera descabellado que la serie fuese cancelada.

Los personajes son todos geniales, sobre todo Stella, la protagonista, quien es todo optimismo haciendo frente a las situaciones de su nueva vida; su pareja, Wes, es un amor de persona que se desvive por ella, y el resto de la familia aporta, cada uno de ellos, un punto de vista propio. Después están los personajes ‘satélite’, aquellos que traen y se llevan problemas, de entre los que destaca el Dr. Grant, el médico…

El ritmo de avance me pareció confuso en el sentido de que, hasta el final de la temporada, no tuve claro, o por lo menos a mí no me quedó claro, cuánto tiempo transcurrió, pero fueron 8 meses; lo cual es un tiempo más que prudencial para ver cómo arranca la nueva vida de Stella, cómo se tiene que adaptar a tener una vida sin fecha de caducidad y a lidiar con todas las situaciones que su familia le fue ocultando; de ahí que recalque su optimismo.

Como digo, es una serie que me gustó mucho, hasta el momento en el que me di cuenta que no era posible que ofreciese más de lo que estaba dando. Aun así, no me arrepiento de haber gastado unas cuantas horas en verla y la recomendaría para pasar unos días entretenida, sin grandes pretensiones.

¿Conocíais esta serie? ¿Os llama la atención? Si finalmente os animáis con ella, ya me contaréis qué os parece.


Hasta la próxima entrada J

lunes, 4 de junio de 2018

Nuevo Año lector, 2017-2018

¡Hola!
¿Qué tal todo? Hoy es día 4 de junio y, como cada 4 de junio pongo a cero mi contador de lecturas en lo que bauticé como Año Lector, y publico una entrada en la que hago recuento de las lecturas del último año.
Este año el número de lecturas es poco mayor que el año pasado, con un total de 16 novelas leídas (algún día volverán a ser muchas, espero), debido a que, como últimamente, la tesis, y otros devenires de la vida, me quitan tiempo de lectura de ocio.
Todas las novelas leídas están reseñadas en el blog y os dejo a continuación algunas de ellas y los enlaces a sus entradas, por si queréis echarles un ojo:

Al filo de las sombras, de Brent Weeks; la primera entrega la leí en el anterior año lector y, como parece, la tercera y última entrega tocará para el nuevo año lector.
Flores en la tormenta, de Laura Kinsale; formaba parte de aquella serie de libros que denominé como ‘viajeros’, debido a que fue un juego hecho con unas amigas de otras partes de España.
El futuro tiene tu nombre, de Brenna Watson; fue regalo de Reyes, gran elección.
La tentación más dulce, de Lucía Herrero; esperaba otra cosa totalmente distinta y me gustó mucho.

Actualmente estoy leyendo La ciudad de las bestias, de Isabel Allende y tengo empezado, a medias, Después de ti, de Jojo Moyes que, la verdad, me esperaba otra cosa muy distinta y no me está entusiasmando demasiado, veremos cómo sigue.

Como veis, este año hubo poquita lectura, pero es que cuando el deber llama… espero que en próximos años pueda haber más novelas de las que hablaros. Por si queréis echar un vistazo, os dejo el enlace a otros Años Lectores, para que podáis cotillear de forma cómoda.
Año lector 2017
Año lector 2016
Año lector 2015

Por hoy me despido ya, toca empezar de nuevo la cuenta y desear que sea un buen año de lecturas… ¿Leísteis alguna de las que menciono?


Hasta la próxima entrada   J

martes, 22 de mayo de 2018

The Meddler


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien, que se va acercando el solcito; hoy me paso por aquí después de un poco de tiempo para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas películas que vi, a cachitos y mientras trabajaba; se trata de The Meddler (Una madre imperfecta), de 2016. Sin más líos, ¡vamos a ello!






Marnie es una viuda reciente que se traslada a Hollywood para estar más cerca de su hija, lo que resultará ser un cambio total para su vida: nuevas aventuras, nuevos amigos, nuevas oportunidades… y quién sabe si un nuevo amor.







Lo primero que vi de esta película fue su portada y sus dos protagonistas: Rose Byrne, que me encanta, y Susan Sarandon, que no me disgusta, así que poco me lo pensé, me lancé a leer la sinopsis y al cabo de un par de días estaba viéndola. El resultado final general es bueno, me gustó, me entretuvo; como todo, tuvo sus buenos momentos y sus peores momentos, que no malos.

Lo cierto es que a medida que iba viendo los hechos me quedaba ‘sorprendida’ en el sentido de que esperaba algo distinto, no peor ni mejor, simplemente distinto. Esperaba una historia centrada en Lori, pero poco a poco te vas dando cuenta de que el centro de todo es la madre, Marnie; y esto no es nada malo, simplemente diferente a lo que te presentan al comienzo de la película, pero al final te das cuenta de que no podía ser de otro modo.

Los personajes secundarios son muy buenos, en especial Randall Zipper, interpretado por J. K. Simmons y con su súper voz grave, pero es que en esta película es un sol de hombre. La familia política de Marnie son para darles de comer a parte, pero no en el mal sentido, sino todo lo contrario, son buena gente y quieren a la protagonista. El chico de Apple, Frankie, es todo simpatía, las amigas de la hija son un terremoto… Cada personaje aporta su granito de arena a esta gran familia de secundarios conectados por Susan Sarandon.

El ritmo de la película es más que correcto, no se detiene en exceso en momentos dramáticos ni pasa de puntillas por otras situaciones, no te cuesta seguir la evolución ni de los personajes ni de las historias, te dan la información justa y necesaria para enterarte de todo y no sentirte ni perdido ni abrumado por la cantidad de información, lo cual es de agradecer, sin duda.

¿Veredicto final? La recomiendo si queréis pasar un rato entretenido, sin grandes expectativas, pero con un final adecuado. ¿Conocíais ya esta película? ¿Qué opinión os merece?


Hasta la próxima entrada  J

martes, 1 de mayo de 2018

La forma del agua


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien, hora que sí parece ya que llega el buen tiempo; hoy me paso por aquí brevemente para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas películas que pude ver y que, rompiendo la tónica en mí, vi ‘poco’ después de su estreno; me refiero a La forma del agua, de Guillermo del Toro.





En un inquietante laboratorio de alta seguridad, durante la Guerra Fría, se produce una conexión insólita entre dos mundos aparentemente alejados. La vida de la solitaria Elisa, que trabaja como limpiadora en el laboratorio, cambia por completo cuando descubre un experimento clasificado como secreto: un hombre anfibio que se encuentra ahí recluido.







Desde que supe de la existencia de esta historia sabía que la iba a querer ver, así que en cuanto tuve oportunidad para ello, allá que me la puse. Al contrario de lo que sucede últimamente, a esta película empecé haciéndole todo el caso del mundo, es decir, no trabajaba mientras la veía; ¿cuál fue el problema? Que poco después de empezarla me puse ya a hacer cosas, porque me aburría.

La película dura 2 horas y pico y hasta pasada la mitad no consiguió captar mi atención lo más mínimo; de hecho la fui parando y fui haciendo otras cosas mientras, porque hasta me daba modorra. Creo que esperaba otra cosa, aunque no tenía expectativas de ningún tipo, ya que ni el tráiler quise ver. El caso es que sólo me enganchó, por así decirlo, el tramo final de la película, los últimos 40 minutos, aproximadamente y cuando me quise dar cuenta estábamos más que en el final, final que sucede en dos escenas cortas.

Obviamente es el final esperado; solo había dos opciones, que acabase mal o bien, pero vivimos en una época en la que este tipo de historias acaban siempre bien, no sé si por comodidad o por querer caer bien al público. Pero una cosa está clara, señores cineastas, los finales malos también existen.

Los personajes son normalillos, no hay ninguno con el que te encariñes, al que le cojas aprecio o al que eches de menos; para nada. La protagonista no me convenció nada y me parecía que podía tener taaaanto que dar de sí… Una pena; el protagonista, el anfibio, ya lo tenemos visto en otras películas de del Toro (El laberinto del Fauno o Hellboy), además de que el actor que le da vida es el actor fetiche del director para estas ocasiones. Los demás personajes cumplen su papel de secundarios, pero nada más, ni siquiera te aprendes sus nombres, no merece la pena.

Dicho esto, en líneas generales la película merece la pena para ver una tarde de domingo en casa, pero no para tener el Oscar a mejor película, en mi opinión, aunque es cierto que no vi las otras que pujaban en esta categoría. Aun así, Guillermo del Toro no nos trae nada nuevo.

¿Qué opinión os merece esta película? ¿Consideráis que está sobrevalorada o es para tanto como dicen?


Hasta la próxima entrada  J

lunes, 23 de abril de 2018

Al filo de las sombras -- Brent Weeks


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien, ahora que parece que viene el buen tiempo, esperemos que para quedarse. Hoy me paso brevemente por aquí para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas lecturas de ocio que finalicé; se trata de la segunda novela de la tetralogía de El Ángel de la Noche, de Brent Weeks: Al filo de las sombras, que continúa la historia empezada en El camino de las sombras, cuya reseña podéis recordar aquí.



En esta segunda entrega ya se ha consumado la invasión de dicho reino a manos de los ejércitos de Khalidor. La población ha sido sometida, y el único foco de resistencia es el Sa’kagé, la gran organización del hampa. Su única esperanza es convencer a Kylar, el asesino más letal del reino, de que se una a la causa. 
Pero Kylar ya había decidido abandonar para siempre el reino de las sombras y vivir en paz con su nueva familia.




Hace un tiempo (bastante, siendo sinceros) que me leí la primera parte de esta historia y reconozco que al empezar esta tenía los hechos algo olvidados, aunque no los más importantes; con esta segunda parte me pasó que, más o menos a la mitad de ella, decidí hacer un parón, leer otras cosas y hace relativamente poco volví a engancharme, aunque, como era de esperar, había detalles borrosos en mis recuerdos, pero que poco a poco fueron saliendo a la luz. ¿Resultado final? No sé en qué momento se me ocurrió hacer una pausa, porque lo mejor estaba por llegar.

Las últimas 250 páginas, sin exagerar, se convirtieron en una especie de droga puesto que no podía dejar de leer; necesitaba saber qué pasaba, cómo seguía la historia y, cuando me quise dar cuenta, esta se ‘acabó’. Y lo pongo entre comillas porque, teniendo una tercera parte, las aventuras de Kylar y compañía no están finiquitadas, ni mucho menos.

Además, las dos últimas líneas de esta segunda entrega son de esas que te dejan con la boca abierta y lo único que quieres es coger la tercera parte para saber si eso que acabas de leer es cierto o simplemente un juego (personalmente, espero que sea cierto).

El ritmo de la historia es tal y como lo recordaba, ágil, con gracia y movimiento, se detiene lo suficiente en cada parte, pero nunca demasiado; el autor sabe mezclar escenas de acción con momentos más íntimos y personales de los personajes, de forma que ninguna de esas dos partes sean ni excesivas ni breves.

Es curiosa la interacción entre algunos de los personajes, el final de otros, el inicio de algunos, pero todo bien compensado. Lo cierto es que esta segunda parte, más que una continuación en sí de la anterior, se convierte en más en un inicio de una buena historia, que continúa con la tercera, que no en una continuación. ¿Por qué? Pues porque en la primera parte todo se notaba una preparación, no sólo del protagonistas sino también de los propios lectores, para esta segunda.

¿Valoración final? Una trilogía que, a falta de leerme el desenlace, es muy recomendable para todo aquel que quiera acercarse a este género o, en su defecto, seguir navegando por sus aguas. ¿Conocíais ya esta saga? ¿Qué opinión os merece?


Hasta la próxima entrega   J

lunes, 16 de abril de 2018

Perfectos Desconocidos


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; hoy vengo para hablaros de una de las últimas películas que pude ver, como es ya costumbre a ratitos mientras trabajo: Perfectos Desconocidos, de Álex de la Iglesia (2017).







En una cena entre cuatro parejas, que se conocen de toda la vida, se propone un juego que pondrá sobre la mesa sus peores secretos: leer en voz alta los mensajes, y atender públicamente las llamadas, que reciban en sus móviles durante la cena. 






Lo cierto es que cuando vi el tráiler me llamó mucho la atención y tenía ganas de poder verla y, por fin, tuve ocasión de hacerlo. ¿Opinión general? Está bien, entretenida, amena. ¿Lo peor? Sin duda el final.

Cada uno de los personajes aporta algo a la trama, no se pisan unos a otros y cada conversación va sacando algo a la luz que todos quieren ocultar. La historia avanza a muy buen ritmo, no se me hizo pesada en ningún momento ni tampoco demasiado rápida, así que se agradece.

La trama en sí es muy sencilla: se sacan a la luz los trapos sucios de cada uno; lo interesante es ver cómo lidian con ellos frente a los demás comensales y, sobre todo, frente a sus parejas. Es fácil que juzgues ciertas cosas, ciertas situaciones mientras ves la película, pero me resultó fácil también entender todas las posturas, aunque estuviese más o menos de acuerdo con ellas, que eso es otra historia.

Recomiendo en general la película, para pasar un rato entretenido, pero reconozco que, para mí, el final chafa la historia; me pareció demasiado deus ex machina, que supone siempre la opción fácil para acabar una trama. Exceptuando este detalle, está bien la película, pero es cierto que un mal final puede arruinar, en mi opinión, el efecto creado hasta ese momento, así como un buen final puede arreglar una historia.

¿Visteis ya esta historia? ¿Qué opinión os merece?


Hasta la próxima entrada  J

lunes, 9 de abril de 2018

Wonder Woman


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; hoy os traigo mi humilde opinión sobre una de las últimas películas del género de superhéroes que vi; se trata de Wonder Woman, de DC, competencia directa de Marvel.




Antes de ser Wonder Woman era Diana, princesa de las Amazonas, entrenada para ser una guerrera invencible. Diana fue criada en una isla paradisíaca protegida. Hasta que un día un piloto norteamericano, que tiene un accidente y acaba en sus costas, le habla de un gran conflicto existente en el mundo. Diana decide salir de la isla convencida de que puede detener la terrible amenaza. Mientras lucha junto a los hombres en la guerra que acabará con todas las guerras, Diana descubre todos sus poderes y su verdadero destino.





Tengo que decir que, de entrada, no esperaba grandes cosas de esta película ya que soy fan de Marvel, pero, honrando a la verdad, en ciertos aspectos me sorprendió mucho, aunque en otros para nada. Vamos a ello, sin destripar el argumento.

No conocía la historia de Diana, ni su mundo, así que, en ese aspecto, no tengo mucho que decir, me gustó su presentación aunque en momentos se me hizo algo pesada, pero entiendo que es difícil dar a conocer un personaje de estas características sin que quede raro. Por otro lado, creo que Gal Gadot hace muy bien de Wonder Woman, pese a que el personaje es un poco… ‘tonto’ en ocasiones, con frases que no vienen al caso, pero que, aun así, puedes llegar a entender sus reacciones. El personaje de él, de Chris Pine, me parece muy bueno, un buen contra punto a la protagonista y juntos nos brindan grandes escenas.

La historia en general me pareció muy buena, no conocía nada de ella, así que me sorprendió, porque, como os dije, soy más fan de Marvel, pero, vista ahora esta película, entiendo que DC empiece a remontar el vuelo a partir de aquí. Esperemos a ver qué nos depara, en breves la Liga de la Justicia.

¿Qué fue lo que más me chirrió? Pues el malo, que, a partir de cierto punto se le ve venir; la batalla final que nos presentan no me gustó, me pareció alargada de forma innecesaria con un desenlace esperado, pero un poco, no cutre, pero diré que sin sal. Del lado malvado, me gustó mucho el papel de Elena Anaya, aunque fuese breve; pero muy interesante.

El ritmo de la película es irregular, tiene escenas, por lo general las de acción, muy buenas, al nivel de lo mejor de Marvel (referente para mí en escenas de superhéroes), pero en cuanto acaban notas un parón tremendo en el ritmo de la historia; te dan escenas que te atrapan, para mezclarlas con partes lentas y, en ocasiones, incluso aburridas. Pese a ello, una película introductoria de un superhéroe mucho mejor que algunas, no tan nobeles, de la competencia directa, así que, bravo por DC.

¿Qué opináis del mundo de Diana? ¿Os enganchó?


Hasta la próxima entrada   J