viernes, 21 de julio de 2017

Fundación

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien… Hoy os traigo mi opinión sobre una novela que es ya un clásico del mundo de la Ciencia Ficción, pero con mayúsculas; se trata de Fundación, de Isaac Asimov, primera entrega de su famosa trilogía.

El hombre se ha dispersado por los planetas de la galaxia. La capital del Imperio es Trántor, centro de todas las intrigas y símbolo de la corrupción imperial. Un psicohistoriador, Hari Seldon, prevé, gracias a su ciencia fundada en el estudio matemático de los hechos históricos, el derrumbamiento del Imperio y el retorno a la barbarie por varios milenios. Seldon decide crear dos Fundaciones, situadas en cada extremo de la galaxia, a fin de reducir este periodo de barbarie a mil años.



Como es costumbre en mí con las series, llego tarde siempre y, en los libros, no podía ser de otro modo y aún hace poco empecé mi viaje por la Galaxia de mano del maestro Asimov.

Actualmente me encuentro leyendo la segunda parte ya, voy más o menos por la mitad y puedo decir que, desde mi punto de vista ignorante de este mundo de ciencia ficción literario, creo que empezar por Asimov es un puntazo.

Es una historia en un contexto totalmente distinto a todo lo que tengo leído, no tiene nada que ver con otros mundos conocidos, por lo que a veces tengo que leer dos veces la misma frase, para que mi imaginación consiga ver lo que me están describiendo. Pese a ello, se disfruta igualmente.

En esta primera entrega, que se divide en cinco partes, si no recuerdo mal, conocemos la historia del inicio de la Fundación de mano de una serie de personajes que poco o nada tienen que ver entre ellos y cuyo hilo conductor es Hari Seldon.

No quiero desvelar nada de la trama, aunque realmente me parecería complejo dar detalles aislados, ya que está todo muy bien hilado, muy bien unido; por lo tanto os diré que, a medida que iba pasando las páginas de cada capítulo veía que no pasaba nada, que los personajes de cada parte simplemente hacían ‘cosas’, pero al llegar siempre a las últimas páginas, de repente, todo cobraba sentido y todo encajaba a la perfección. Al leerlo, me sentía perdida hasta que llegaba a la última parte de cada tramo, en donde todo quedaba claro.

La verdad es que es una novela que recomiendo mucho, se lee rápido, no se hace pesada y me parece la mejor forma de entrar en el mundo de la ciencia ficción. Yo, de momento, continúo con la segunda entrega, Fundación e Imperio.

¿Conocéis el mundo de la Fundación? ¿Qué opinión os merece el plan de Hari Seldon?



Hasta la próxima entrada   J

lunes, 10 de julio de 2017

Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien… Hoy me paso por aquí para contaros mi humilde opinión sobre una de mis últimas lecturas; se trata de otra novela de Albert Espinosa, a quien descubrí hace relativamente poco gracias a una amiga: Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven.

Dani es un buscador de niños perdidos, y esta vez debe viajar a Capri para cumplir su misión. Justamente Capri, el escenario de su descubrimiento, el lugar en donde, gracias a dos personas extraordinarias, tuvo lugar su verdadera iniciación en esta, su vida que ahora se pierde en un incierto recorrido. Junto con Dani, el lector se reencuentra con dos personas que no olvidará. Un anciano que le descubrió el significado de las cosas, un viajero que le transmitió un saber excepcional. Ambos salvaron su vida, la de un chico que había perdido a sus padres, librado a su albedrío. 



Esta es, si no recuerdo mal, la segunda novela del autor que leo, la primera fue Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo, de la que os hablé en su momento. Pues en esta ocasión, recordé por qué me gustó tanto la otra novela, y es que este autor tiene un estilo de escritura muy muy personal.

Su capacidad para describir los sentimientos de los personajes, principalmente de los protagonistas, es algo que me llama poderosamente la atención: tiene un tacto como pocos, y eso que al principio parece muy bruto, pero nada más lejos de la realidad. La forma en que relata los pensamientos de los personajes, cómo se sienten en cada momento, por qué toman las decisiones que toman… Todo encaja a la perfección, poco a poco.

En esta ocasión, la historia es sencilla: un ‘detective’ que busca niños perdidos viaja a Capri y allí recuerda su vida y nos la va contando. Pero es que una historia sencilla no tiene por qué ser mala, al contrario, puede ser maravillosa, perfecta, y en este caso es así; con el pasar de las páginas vamos conociendo a Dani y su vida, los motivos por los que es como es. Y así es cómo conocemos a personajes fundamentales en su vida y que consiguen quedarse en la mente del lector, pese a la brevedad de sus apariciones.

La verdad es que os recomiendo mucho que leáis algo de este autor si aún no lo hicisteis, porque es de esos que no deja indiferente a nadie y consigue que quieras leer sus otras novelas o, por lo menos, alguna más.

¿Conocíais ya la historia de Dani? ¿Os apetece descubrir el mundo tal y como nos lo enseña Espinosa?



Hasta la próxima entrada   J

lunes, 3 de julio de 2017

Harlots

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien…Hoy os traigo mi opinión sobre una serie que descubrí de casualidad, pero de la que no pude apartar mi vista hasta que acabé la, por ahora, única temporada; se trata de Harlots y, ojalá, haya más temporadas, pronto…



Ambientada en el Londres del siglo XVIII, Harlots cuenta la historia de una mujer llamada Margaret Wells que regenta un famoso burdel de la ciudad. Las dos hijas de Margaret también forman parte del burdel, y su hija mayor, Charlotte, es la cortesana más codiciada de todo Londres. Aunque parece que el negocio va a durar eternamente, Lydia Quigley se encargará de que no sea así. La rival de Margaret, y dueña de otro burdel, intentará que su negocio fracase y que Charlotte deje de ser la cortesana de lujo que es.



Navegando por Internet vi su portada y me llamó la atención, vi el primer capítulo por curiosidad y, hasta que vi los 8 de la temporada, no ‘quedé tranquila’. Es una de estas series que no pude dejar de ver y reconozco que pasé mono una de las semanas, porque no hubo capítulo.

La verdad es que nunca pensé que una serie así pudiese llamar mi atención, pero ya os digo, me enganchó desde el principio. Me resultó curiosa la mezcla de la temática con el toque ‘roquero’ que le dan; me explico: la música no es de época, tiene toques roqueros, modernos, que, la primera vez que la escuché me llamó muchísimo la atención, ¡pero funciona! Le da un toque que hace especial esta serie.

Además, el ritmo de cada capítulo es rápido, pasan cosas todo el rato, no hay descanso, pero no llega a agotarte, son personajes muy vivaces (tienen que serlo), muy dinámicos. Incluso los más sosegados tienen sus puntos e incluso en las escenas más pausadas (cierre de tratos, chanchullos…) notas ese dinamismo que impregna la serie en general.

La evolución de los personajes es totalmente lógica y tiene, nuevamente, buen ritmo; sus motivaciones son claras y sus giros esperados, no hay detalles raros. Tampoco hay ninguno que flojee especialmente, aunque en mi opinión, la ‘peor’ es una de las protagonistas, por así decirlo, pero porque su función es esa, ser, por el momento, el eslabón más flojo. Que, si hay más temporadas, tiene trazas de cambiar radicalmente y con sentido.

En resumen, una buena serie para pasar un rato entretenidos. ¿Conocíais las aventuras de Harlots? ¿Os animáis a verla?


Hasta la próxima entrada   J


lunes, 26 de junio de 2017

Las Chicas del Cable

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien…últimamente estoy ‘viendo’ bastantes series porque mientras trabajo divido la pantalla en dos y voy poniendo capítulo tras capítulo, pero con la serie que os presento hoy no pude hacer eso, porque me enganchó tanto que le presté toda mi atención. Se trata de Las Chicas del Cable, emitida por Netflix en este mismo año, cuya segunda temporada se estrenará a finales de año y su tercera llegará en 2018 (confirmada hace unas semanas, si no estoy confundida).



Ambientada en los años 20 en la ciudad de Madrid, cuenta la historia de cuatro mujeres que proceden de distintos lugares del país. Estas mujeres llegan a la capital tras ser contratadas como operadoras de la centralita de la única compañía de telefonía que existe. En esta ciudad, rodeadas por un ambiente de progreso y modernidad, las mujeres se ven envueltas en celos, envidia y traición, así como también por el éxito, la amistad y el amor en el camino que las llevará a cumplir sus sueños.



Soy fan de las series de época, mi serie favorita de todos los tiempos es Downton Abbey y desde el principio, esta producción de Netflix me tuvo muy buena pinta, así que no dudé en verla y, como esperaba, me gustó mucho. Al final, sus 8 capítulos me supieron a muy poco.

Pese a no gustarme especialmente el trío protagonista (Blanca Suárez, Martiño Rivas y Yon González), la verdad es que fue llevadero conocer sus aventuras. El resto del reparto es genial; me llamó la atención conocer a tantos de ellos de otros papeles, por lo general para mí, marcados, pero en esta serie verlos totalmente nuevos, en ningún momento me recordaban a otros personajes de otras series, lo cual es perfecto y dice mucho de ellos, de su capacidad de interpretación.

Cada chica protagonista tiene sus propios problemas, su evolución como personaje, pero siempre compartiendo momentos grupales y decisiones grupales; realmente te crees esa amistad que nace entre ellas.

La gran pena, para mí, es su corta duración; como os decía, son 8 capítulos que se pasan en un suspiro y, lo peor, es que el final de la temporada parece más un final de capítulo que de temporada, es abierto y te deja con unas ganas locas de saber más. Si en las próximas entregas mantienen el listón, será una muy buena serie.

¿Os sumasteis a la fiebre del cable? ¿Qué opinión os merece?


Hasta la próxima entrada   J

lunes, 19 de junio de 2017

El Apocalipsis de la Atlántida

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; hoy me paso por aquí para dejaros mi humilde opinión sobre una de mis últimas lecturas. Se trata del cierre de la trilogía de la Atlántida, El Apocalipsis de la Atlántida, de Thomas Greanias (podéis leer la reseña de la primera parte aquí y de la segunda parte aquí).

El arqueólogo Conrad Yeats descubre en los restos de un submarino nazi hundido el impactante legado que dejó Adolf Hitler de su búsqueda de la Atlántida. Sepultada bajo el agua, en el corazón del buque espía del Tercer Reich, permanecía la clave de una antigua conspiración, una intriga que llega hasta los más altos niveles de los gobiernos más relevantes. Este fatal descubrimiento lanza a Yeats a una carrera mortal por todo el Mediterráneo, perseguido por los asesinos de una organización internacional que no se detendrá ante nada con tal de iniciar un armagedón global que reviva un imperio. Y solo Serena Serghetti, la bella lingüista del Vaticano a la que él siempre ha amado, puede ayudarlo a salvar al mundo del apocalipsis de la Atlántida.



Al poco de pedir la segunda parte me pedí ya la tercera porque sabía que iba a querer acabar esta trilogía, sí o sí, y más cuando la segunda me gustó tanto tanto.

La novela sigue la estructura de sus antecesoras y empieza ya en materia, con Conrad haciendo de las suyas, buceando en busca de un buque del Tercer Reich; y ya aquí tenemos contacto con el antagonista de la historia y conocemos ya el núcleo de la novela, qué busca todo el mundo.

No quiero contar demasiados detalles, no quiero hacer spoilers, pero si leísteis las dos entregas anteriores, os podréis hacer una idea de por dónde van aquí los tiros y de los trucos que Yeats se saca de la manga para conseguir sus objetivos.

Como puntos positivos de la novela destaco el ya estar familiarizados con los personajes y sus modus operandi, con el propio ritmo de la historia, con la estructura que nos vuelve a presentar el autor. Pero, en mi opinión, tiene un gran punto negativo que, a medida que iban pasando los días, se me iba haciendo más grande: el final. Me pareció lo peor de toda la saga y es una pena, porque es el ‘último’ recuerdo con el que te quedas; para mí, este desenlace empaña el resto de la novela y, en cierta medida, un poco el conjunto de entregas. Si hubiese terminado cinco páginas antes, me hubiese encantado, peeero es lo que hay.

Aun así, es una saga que en conjunto me gustó mucho, me desconcertó el primer libro porque esperaba otra cosa, como os comenté en su momento, pero una vez pillado el truco la disfruté muchísimo y se me pasó volando.

¿Conocéis las aventuras de Yeats y Serghetti? ¿Qué opinión os merecen?


Hasta la próxima entrada   J

lunes, 5 de junio de 2017

Año Lector 2017

¡Hola!
¿Qué tal todo? Ayer fue día 4 de junio y, como cada 4 de junio pongo a cero mi contador de lecturas en lo que bauticé como Año Lector, y publico una entrada en la que hago recuento de las lecturas del último año. Por circunstancias de la vida ayer no pude publicar la entrada, pero aquí la traigo hoy…


Este año el número de lecturas bajó bastante en relación con otros anteriores, debido a que me centré más en mi tesis, quitando tiempo a la lectura de ocio, pero todo sea por una buena causa… El resultado son 13 novelas leídas (aish, algún día volverán a ser muchasJ), todas reseñadas en el blog y de las cuales os pongo algunas en una lista a continuación, con los enlaces a sus entradas, por si queréis echarles un ojo:

  • El camino de las sombras, de Brent Weeks; tengo pendientes las dos siguientes entregas, que pintan bien la verdad.
  • ¿Y después el bienestar?, de Francisco Tessainer; esta novela me la envió el propio auto, como ya hiciera en otra ocasión, para que la leyera y publicase mi opinión al respecto.
  • Los renglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de tena; este libro fue un regalo que hice, un regalo boomerang, vamos a decir.
  • La chica del tren, de Paula Hawkins; todavía me queda por ver la adaptación cinematográfica de la novela, a ver qué tal.
  • Vanderbilt Avenue, de Anna Casanovas; como siempre, cada año tiene que haber, sí o sí, algo de esta autora, que sabéis que es mi favorita.


Actualmente estoy leyendo Fundación, de Isaac Asimov, y decidí meterla en este recuento debido a que me quedan solo unas 50 páginas para acabarla, por lo que considero que pertenece más a este año que acaba, que no al nuevo que empieza…

Como veis, este año hubo poquita lectura, pero es que cuando el deber llama… espero que en próximos años pueda haber más novelas de las que hablaros. Por si queréis echar un vistazo, os dejo el enlace a otros Años Lectores, para que podáis cotillear de forma cómoda:

Por hoy me despido ya, toca empezar de nuevo la cuenta y desear que sea un buen año de lecturas… ¿Leísteis alguna de las que menciono?



Hasta la próxima entrada   J

domingo, 28 de mayo de 2017

The Lost Room

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; hoy me paso por aquí para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas series que vi; se trata de The Lost Room, del año 2006.




Narra las investigaciones de un detective en una misteriosa habitación de un hotel, que aparentemente es un portal a una dimensión o universo paralelo.




Me la recomendaron y, aunque tardé en verla, fue una muy buena recomendación. Lo cierto es que la temática me enganchó enseguida, tiene chicha y con cada objeto que descubrimos la historia se pone más y más interesante. No me voy a extender demasiado, ya que prefiero que conozcáis esta aventura por vuestra cuenta, pero sí quiero hablar algo de los personajes.

Lo que más me chirrió de todo fueron ellos, los personajes, pero en especial el protagonista… La historia es muy buena, es una idea genial, bien llevada y guiada, pero cuando llegamos a este punto, en mi opinión, pierde algo de fuelle, pero sobre todo cuando aparece en escena Joe Miller, el detective hilo conductor de la historia. Es, sin duda, el peor de todos y, por desgracia, quien más aparece, por motivos obvios.

Es un personaje más que plano, que no expresa emoción ninguna, sin sangre en las venas; no es que los demás sean el alma de la fiesta tampoco, pero sí se les ve más ansias de vivir; Joe Miller pasea por los diferentes escenarios que nos presenta la serie para llegar a su meta.

Con esto no quiero decir que me arrepienta de haber visto esta serie ni mucho menos, fueron 6 episodios que me dejaban con ganas de más cada vez que terminaba uno, pero sí que, como punto negativo relativamente alto, los personajes fallan algo…

También creo que la serie hubiese dado para mucho más; en el fondo es una pena que solo fuesen 6 capítulos, creo que con la cantidad de objetos que hay, que salen y se intuyen, que se podría haber explorado este mundo muchísimo más. Pero, siendo positivos, menos es nada.

¿Conocíais esta serie? ¿Qué os parece? ¿Pensáis que podría haber dado más de sí?



Hasta la próxima entrada   J