domingo, 28 de mayo de 2017

The Lost Room

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; hoy me paso por aquí para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas series que vi; se trata de The Lost Room, del año 2006.




Narra las investigaciones de un detective en una misteriosa habitación de un hotel, que aparentemente es un portal a una dimensión o universo paralelo.




Me la recomendaron y, aunque tardé en verla, fue una muy buena recomendación. Lo cierto es que la temática me enganchó enseguida, tiene chicha y con cada objeto que descubrimos la historia se pone más y más interesante. No me voy a extender demasiado, ya que prefiero que conozcáis esta aventura por vuestra cuenta, pero sí quiero hablar algo de los personajes.

Lo que más me chirrió de todo fueron ellos, los personajes, pero en especial el protagonista… La historia es muy buena, es una idea genial, bien llevada y guiada, pero cuando llegamos a este punto, en mi opinión, pierde algo de fuelle, pero sobre todo cuando aparece en escena Joe Miller, el detective hilo conductor de la historia. Es, sin duda, el peor de todos y, por desgracia, quien más aparece, por motivos obvios.

Es un personaje más que plano, que no expresa emoción ninguna, sin sangre en las venas; no es que los demás sean el alma de la fiesta tampoco, pero sí se les ve más ansias de vivir; Joe Miller pasea por los diferentes escenarios que nos presenta la serie para llegar a su meta.

Con esto no quiero decir que me arrepienta de haber visto esta serie ni mucho menos, fueron 6 episodios que me dejaban con ganas de más cada vez que terminaba uno, pero sí que, como punto negativo relativamente alto, los personajes fallan algo…

También creo que la serie hubiese dado para mucho más; en el fondo es una pena que solo fuesen 6 capítulos, creo que con la cantidad de objetos que hay, que salen y se intuyen, que se podría haber explorado este mundo muchísimo más. Pero, siendo positivos, menos es nada.

¿Conocíais esta serie? ¿Qué os parece? ¿Pensáis que podría haber dado más de sí?



Hasta la próxima entrada   J

martes, 16 de mayo de 2017

13 Reasons Why

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; hoy me paso por aquí para contaros mi humilde opinión sobre una de las series que causan furor, y es que, pocas veces me pasa esto, como sabéis, que llego a tiempo para ver una serie en su momento de auge. Os hablo de 13 Reasons Why (2017), emitida en Netflix.



El adolescente Clay Jensen (Dylan Minnette) vuelve un día a casa después del colegio y encuentra una misteriosa caja con su nombre. Dentro descubre una cinta grabada por Hannah Baker (Katherine Langford), una compañera de clase por la que sentía algo especial y que se suicidó tan solo dos semanas atrás. En la cinta, Hannah cuenta que hay trece razones por las que ha decidido quitarse la vida. ¿Será Clay una de ellas? Si lo escucha, tendrá oportunidad de conocer cada motivo de su lista.







Poco puedo decir sobre esta historia que no se conozca ya; entiendo que todo el mundo hable de ella, la verdad es que sus trece capítulos volaron en un abrir y cerrar de ojos.

Lo cierto es que la serie cumple las expectativas, no hay momentos en los que sientas que pierdes el tiempo viéndola, al contrario, no sabes en qué momento llegaste a la cinta número trece. La forma de contar la historia me gustó mucho, me resultó curiosa, aunque no es la novedad del siglo tampoco, pero está muy bien hecha y es creíble; los actores, a mi parecer, lo hacen muy bien, te crees en todo momento lo que sienten, hacen y cómo reaccionan. Entiendes sus motivaciones y el porqué de su actuación, algo que siempre es de agradecer.

Sí es cierto que a veces, en algún punto concreto, había algún detalle que me chirriaba algo, alguna reacción o, más bien, algún comportamiento de ellos, teniendo en cuenta que son adolescentes de 17 años, pero eran cosas pequeñas que, al atender a la serie en conjunto, pasaban desapercibidas.

Es una historia dura la que se cuenta, es el bullying adolescente de instituto, ese que, por desgracia, tanto conocemos hoy en día; pero es que son historias que suceden y que tienen que ser contadas para ver si, de una vez por todas, tomamos conciencia y entre todos nos ponemos las pilas…

Comentaros que tendrá segunda temporada, aún sin fecha, que yo sepa, y que la historia de Hannah Baker seguirá rondando nuestras cabezas, así como los hilos sueltos que quedaron a medias, de los que no os daré pistas.

¿Conocéis la historia de Hannah Baker ya? ¿Qué os pareció?



Hasta la próxima entrada   J

miércoles, 10 de mayo de 2017

Black Sails

¡Hola!
¿Qué tal todo? Hoy me paso por aquí para contaros mi opinión sobre una serie que acaba de terminar y que, milagrosamente, acabo de terminar; se trata de Black Sails (2014-2017).

Durante la Edad de oro de la piratería el temido Capitán Flint recluta a miembros más jóvenes para que formen parte de su tripulación mientras luchan por la supervivencia en la isla Nueva Providencia.
En 1715, en las Antillas, los piratas de la isla amenazan el comercio marítimo en la región. Las leyes de todos los países civilizados los declaran "hostis humani generis" (enemigos de toda la humanidad), y en respuesta, los piratas se adhieren a su propia doctrina: "Guerra contra el mundo".



Realmente se trata de la precuela de la novela archifamosa de La Isla del Tesoro, de Robert Louis Stevenson, de cómo Long John Silver llegó a ser el personaje que todos conocemos.

La historia transcurre en la isla de Nueva Providencia, en la ciudad de Nassau, y seguimos a un grupo de piratas que deben hacer frente a la amenaza de la civilización por parte de los británicos, quienes encontrarán apoyos en los españoles. La serie nos enseña la vida de estos piratas en la isla, su modo de vida, de supervivencia y poco a poco los vamos conociendo a ellos, sus intenciones, sus motivaciones, etc. Y todo empieza por un tesoro en un barco, el Urca d’ Lima.

No me voy a extender demasiado, hace unas semanas que acabó y acabé la serie y mi opinión respecto a ella sigue siendo la misma: es una serie lenta, muy bien hecha, pero para ser vista sin prisa ni atracones. Me explico: las tres primeras temporadas las vi seguidas y se me hizo cuesta arriba, de hecho llegué a plantearme dejarla; esta última temporada la fui viendo semana a semana al ritmo que salía y lo llevé mejor. Hay capítulos que son y se hacen lentos, por lo que verla con calma es, en mi opinión, muy recomendable (esta cuarta temporada la vi porque sabía que iba a ser la última, sino igual ni la veía).

¿Los personajes? Pues hay de todo… Desde la ‘prota’ que no aguanté hasta el pirata que me encandilaba; pero sobre todo, Long John Silver, qué cruz de personaje: lo detesté desde el minuto cero y al acabar la serie seguía detestándolo. Luego, como es de esperar, hay muchas muertes, algunas entristecen algo, otras son indiferentes y de otras te alegras infinitamente, pero como en todas las series.

¿El final? En parte esperado; yo veía tres posibilidades, dos de ellas similares pero opuestas. La serie optó por mi tercera apuesta y, a decir verdad, es la más bonita para todos, el final feliz que queremos, con el que estoy, no en desacuerdo, pero tampoco en total acuerdo. Es de esos finales que te deja: ‘meh’, no sé si me explico, pero creo que todos vivimos ya alguna situación así con alguna serie…

En resumen, recomiendo la serie si no tienes nada que ver, aunque se me ocurren muchas otras por ver antes que esta. ¿Conocíais ya la historia de los piratas de Nassau? ¿Qué os pareció?



Hasta la próxima entrada  J

miércoles, 19 de abril de 2017

Arrival

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien… Hoy me paso por aquí para contaros mi opinión sobre una de las últimas películas que vi, una a la que le tenía bastantes ganas la verdad y que, ya de entrada os digo, me decepcionó; se trata de Arrival, de Denis Villeneuve (2016).





Cuando naves extraterrestres comienzan a llegar a la Tierra, los altos mandos militares piden ayuda a una experta lingüista para intentar averiguar si los alienígenas vienen en son de paz o suponen una amenaza. Poco a poco la mujer intentará aprender a comunicarse con los extraños invasores, poseedores de un lenguaje propio, para dar con la verdadera y misteriosa razón de la visita extraterrestre...






Como dije, una película a la que le tenía especiales ganas, me atraía el tema y su protagonista (Amy Adams, actriz que me encanta); pues bien, pasé gran parte de la película esperando algo que nunca llegó: interés. En cierta parte tenía muchas ganas de ver a una lingüista siendo protagonista de una película, pero a día de hoy sigo sin ver dónde está esa chica que me prometieron…

Se supone que, gracias a ella y sus habilidades, se evitó una catástrofe a nivel mundial, pero o muy tonta soy yo o toda esta historia, sus tiempos, su evolución, es más que surrealista. Si este personaje es una lingüista, yo soy la reina de Inglaterra. Por muy inteligente que seas es imposible descifrar, conocer, aprender y usar un lenguaje que nada tiene que ver con ninguno conocido por el ser humano en el tiempo que nos muestra la película (con el paso de los años sí, pero no en semanas/meses). Leí que el director echó mano de expertos, de científicos para darle rigor a esta historia, pero yo, como espectadora, no me creo el grueso de la película (igual es que soy muy ignorante, quién sabe).

Los personajes están bien, no hay mucho que decir de ellos la verdad; ella es quien lleva el peso de la cinta, porque el físico, interpretado por Jeremy Renner, lo único que hace es pasear por el campamento que montan, y Forest Whitaker solo pone cara de enfado y grita un par de órdenes.

Como os dije al principio, una película a la que le tenía muchas ganas, pero que, poco a poco, le fui cogiendo manía (¡mientras la veía!) y acabó por decepcionarme… Una pena, porque pintaba muy bien.

¿Sois de mi opinión u os declaráis fans de esta película? La crítica general fue bastante positiva para ella, no entiendo aún por qué.



Hasta la próxima entrada  J

miércoles, 12 de abril de 2017

La Profecía de la Atlántida

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien, con ganas de estas vacaciones que llegan ya… Hoy me paso por aquí para ofreceros mi humilde opinión sobre la segunda novela de la trilogía de la Atlántida (podéis recordar la primera aquí) que nos trae Thomas Greanias: La Profecía de la Atlántida.




Estados Unidos, 1799. George Washington, moribundo, entrega una misteriosa carta cuyo destinatario es el elegido, un hombre que lee las estrellas. Estados Unidos, 2008. El arqueólogo Conrad Yeats descubre un código que le guía a los secretos del padre fundador: la ciudad de Washington se construyó sobre un lugar estratégico, según un antiguo modelo de la Atlántida. Si nadie lo impide, los astros determinarán el futuro de la Humanidad.






Nuevamente esta novela llegó a mí de segunda mano, lo que le da un toque especial que me encanta. Y de primeras, os diré que me gustó más esta entrega que la primera: segundas partes sí pueden ser buenas.

En esta parte ya sabes qué esperar; me explico: quizá mi ‘problema’ con la primera fue que esperaba algo distinto de lo que resultó ser y para esta estaba ya más preparada, conocía a los protagonistas, cómo eran y el tipo de aventura que podrían vivir. Así que, como os dije, me gustó más esta segunda parte que la primera.

En esta ocasión Conrad y Serena se mueven por Washington para remover los pilares de la fundación del imperio americano, con el Vaticano de por medio. Lo cierto es que la lectura de esta nueva aventura se me hizo muy llevadera, su trama en general, sus giros argumentales, todo; cuando me di cuenta me quedaban veinte páginas para terminar y me daba pena. Quería seguir con ellos, conocer más de esta conspiración y ver cómo se desarrollaba la historia entre ambos protagonistas.

Lo dicho, si os gustó la primera novela, os recomiendo encarecidamente esta segunda porque la vais a disfrutar más, ya que estaréis metidos en faena. Como adelanto os diré que empecé la tercera ya (también de segunda mano, con su olorcillo a tiempo que tanto me gusta) y que empieza en la situación en que termina esta, así que un placer.

¿Conocíais ya a este autor que alguna crítica denomina el nuevo Dan Brown? ¿Qué os parecen las novelas? ¿Y la temática, conspiraciones y Atlántida?


Hasta la próxima entrada y felices vacaciones!!



lunes, 3 de abril de 2017

Stranger Things

¡Hola!
¿Qué tal va todo? Hoy me paso brevemente por aquí para hablaros de una de las series de moda de este pasado año: Stranger Things.




La historia arranca el 6 de noviembre de 1983, en la ciudad de Hawkins, Indiana, cuando Will Byers, de 12 años de edad, tras pasar el día jugando con sus amigos a Dungeons & Dragons, desaparece misteriosamente al regresar a casa. Su madre, Joyce, desesperada, comienza la búsqueda de Will, mientras el jefe de policía Hopper comienza a investigar por su cuenta. Poco después de la desaparición de Will, una misteriosa niña con extrañas habilidades aparece en una hamburguesería de la localidad.




Después de pasar un tiempo intentando evitar posibles spoilers de esta serie, finalmente me decidí a verla, antes de que el mundo me la destripase. Fueron ocho capítulos de pura delicia que sabían a poco.

Al finalizar la serie puedes ver un patrón en cada capítulo: una introducción, una parte media llena de aventura y una pausa final que anuncia la conclusión del capítulo; lo bueno que tiene es que el siguiente empieza exactamente en donde quedó el anterior, por lo tanto la sensación de continuidad queda reforzada y no sientes que te pierdas nada. Con pocas series recuerdo esta sensación, que es más que agradecida.

¿Los personajes? Son geniales, desde el primero al último, desde quien más ocupa minutos en pantalla hasta quien menos aparece, porque cada uno aporta su granito de arena para hacer de esta una buena historia que, poco a poco, te deja con ganas de más.

La historia avanza a un buen ritmo, de forma lineal, correcta y toda la ambientación me parece el gran acierto; se nota el trabajo concienzudo que hay detrás, no hay detalles al azar. Y aun cuando crees que estás viendo ‘todo’, siempre hay cosas que se te escapan y te sorprenden.

No quiero extenderme mucho más, puesto que a estas alturas no creo que haya mucha gente que no conozca ya la serie y sería tontería repetirme con los cientos de críticas que hay, por lo que me queda, simplemente, recomendaros encarecidamente que os toméis vuestro tiempo para verla, más ahora que este año tendremos la segunda temporada entre manos.

¿Qué opinión os merece este boom seriéfilo de mediados de 2016?



Hasta la próxima entrada  J

viernes, 24 de marzo de 2017

Westworld

¡Hola!
¿Qué tal va todo? Espero que bien… Hoy vengo para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas series que vi; como sabéis, llego tarde siempre a las grandes novedades, pero en mi defensa diré que esta vez llego ‘menos tarde’. Vengo para hablaros del fenómeno de finales del año pasado, Westworld.




Westworld (Almas de metal) está ambientada en un parque de atracciones futurista dirigido por el Doctor Robert Ford. Las instalaciones cuentan con androides cuya apariencia física es humana, y gracias a ellos los visitantes pueden introducirse en cualquier tipo de fantasía por muy oscura que sea.







Cuando empecé a verla, no sabía nada de ella; es de las pocas veces que me tiene pasado, que me enfrento a una serie sin saber absolutamente nada de ella (y mira que en este caso en concreto era difícil). Así que, más imparcial que yo casi no había nadie; lo único que escuchara fue alguna crítica general, nada en concreto, que decía que estaba muy bien y que merecía mucho la pena.

Y concuerdo con estas críticas. La serie, más que una serie, es un serión, sinceramente; me gustó mucho, sobre todo cuando coge ritmo a partir del quinto capítulo, justo la mitad de la serie.

Son capítulos de una hora casi, pero se hacen cortos; tiene un gran equilibrio entre las partes más ‘introspectivas’ (en las que los personajes se dedican a pensar en el mundo que los rodea y a pensar sobre ellos mismos) y las partes de ‘acción’. Está muy equilibrada también la división a lo largo de la serie entre: ‘te presentamos este mundo que no conoces, a su gente y sus tramas’ y la parte luego de ‘agárrate porque nada es lo que parece, viene la traca final’.

Los personajes están muy bien creados y los actores lo hacen de miedo; la ambientación es sublime, el ritmo de la trama avanza de maravilla, solo. La verdad es que, como dije antes, es una serie muy bien equilibrada, con una historia entretenida y muy bien contada.

Es cierto que cuando acabé de verla entendí el bombo y la fama que tiene, pero igual, pasados unos días, me parecen exagerados; claro que está bien la serie, ¡está de maravilla! Pero ahora que tuve unos días para pensar en ella, creo que el boca a boca puso muy por las nubes la serie, aunque, repito, es muy buena.

¿Os pasó lo mismo a vosotros? ¿Esperabais más de ella o es justo lo que pensabais? ¿Qué os parecen los giros hacia el final de la temporada?



Hasta la próxima entrada   J