lunes, 22 de octubre de 2018

La librería del señor Livingstone -- Mónica Gutiérrez

¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; hoy vengo para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas novelas que pude leer mientras estaba en un pequeño viaje de trabajo; se trata de La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez, primera novela que leo de esta autora y, os anuncio ya, que espero no la última.

Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta darán paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood...



De esta novela me enamoró, primeramente, su portada y a continuación su sinopsis; además estaba en una época en la que buscaba novelas ligeras, que no por ello de menor calidad, y esta encajaba perfectamente en el perfil que necesitaba. Sumado a todo esto, cuando por fin me decidí a leerla fue el momento ideal, pues entre viajes en tren y metro pude conocer esta fantástica historia.

Los personajes son todos geniales, la protagonista quizás fuese quien menos me enamoró, pero es que todo mi corazoncito se fue con el señor Livingstone, genio y figura hasta la sepultura; menudo personaje, en el buen sentido. Hacía mucho tiempo que no me enamoraba tanto tanto de un personaje; además, vive en perfecta sintonía con su librería, maravillosa también. Cada una de las personas que ‘vivían’ en ese lugar aportaban su granito de arena a hacer que Moonlight Books fuese tan especial (para mí, la palabra perfecta para ese sitio).

La historia avanza a buen ritmo, no hay partes que se hagan pesadas, al contrario, cuando te das cuenta estás acabando la novela y eso solo hace que cada página que queda sea aún más preciada que todas las anteriores. La evolución de los personajes va en sintonía con el resto, el estilo de la autora me pareció perfecto para este tipo de novelas, denominadas feelgod. Es todo un compendio de buenos elementos que dan como resultado una novela entretenida, amena y que te hace disfrutar, justo lo que necesitamos de vez en cuando.

Como os dije, ya le estoy echando un ojo a las demás novelas de esta autora porque, muy mal tiene que ir la cosa, para que no me gusten. ¿Conocíais a esta autora, Mónica Gutiérrez? Os anuncio que tiene su propio blog, el cual voy a empezar a descubrir a la de ya (https://monicagutierrezartero.com/).


Hasta la próxima entrada  J

lunes, 1 de octubre de 2018

Después de ti -- Jojo Moyes


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien, ahora que empieza este nuevo mes… Hoy vengo para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas novelas que pude leer, se trata de Después de ti, de Jojo Moyes, continuación de la famosísima Antes de ti, que reseñé en su momento.

Lou Clark tiene muchas preguntas:
¿Por qué ha terminado trabajando en el pub irlandés de un aeropuerto donde cada día tiene que ver cómo otras personas se van de viaje a conocer sitios nuevos?
¿Por qué a pesar de que ya lleva meses viviendo en su apartamento aún no se siente en casa?
¿Le perdonará su familia lo que hizo hace año y medio?
¿Y superará alguna vez la despedida del amor de su vida?
Lo único que Lou sabe con certeza es que algo ha de cambiar.
Y una noche sucede.
Pero ¿y si la desconocida que llama a su puerta tiene incluso más preguntas y ninguna de las respuestas que ella busca?
Si cierra la puerta, la vida continúa, sencilla, organizada, segura.
Si la abre, lo arriesga todo de nuevo.
Pero Lou una vez hizo una promesa para seguir adelante.
Y si quiere cumplirla tendrá que invitarla a entrar...


Bueno, y aquí la esperada segunda parte de Antes de ti, que fue un boom editorial gracias al estreno de la película; de entrada ya, así como la primera novela me gustó mucho (y la adaptación al cine), la disfruté, me emocionó, esta segunda me aborreció… Y le tenía muchas ganas porque además mucha gente habla maravillas de ella, pero tengo que decir que se me hizo eterna (de hecho hice un parón en su lectura para cambiar de aires), por lo que no creo que lea la tercera parte.

Lo más decepcionante para mí fue ver que Louisa no tiene nada, pero nada que ver con la anterior Lou; obviamente no podíamos esperar ver a la misma chica, no después de lo vivido, pero es que me pareció un personaje totalmente nuevo y, lo peor, es que para mal. Tampoco los personajes nuevos introducidos me gustaron, el ritmo de la novela me pareció lento, la historia que te cuenta realmente no tendría que ocupar tantas páginas… No sé, me dejó la sensación de despropósito en general; y me dio mucha mucha pena, pero de verdad que se me hizo lenta y larga su lectura.

Poco más tengo que decir de este éxito de ventas, más que, en esta ocasión, sí que esperaba algo muchísimo más diferente de lo que me encontré. ¿Alguien comparte mi no feeling con esta segunda parte?


Hasta la próxima entrada  J

lunes, 17 de septiembre de 2018

La Librería -- Penelope Fitzgerald


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; después de una semana de trabajo fuera de la ciudad vengo con fuerzas renovadas y hoy os traigo mi humilde opinión sobre una de las lecturas de ocio que acabé hace relativamente poco, se trata de La librería, de Penelope Fitzgerald, y que fue llevada al cine hace poquito (finales de 2017 si no me equivoco) de la mano de Isabel Coixet.



Florence Green vive en un minúsculo pueblo costero de Suffolk que en 1959 está literalmente apartado del mundo, y que se caracteriza justamente por «lo que no tiene». Florence decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado, comido por la humedad y que incluso tiene su propio y caprichoso poltergeist. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo que, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña de diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Cuando alguien le sugiere que ponga a la venta la polémica edición de Olympia Press de Lolita de Nabokov, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador.



Caí en esta novela porque quería ver la película y al enterarme de que había historia escrita, preferí seguir este orden; en general tengo que decir que creo que esperaba otra cosa de esta novela, me duró una semana y poquito (todo un récord en mi mundo) y al acabarla me sentía desorientada; pero no desorientada en modo ‘qué leo ahora’, no no, más bien fue la sensación de que se acabó precipitadamente, de golpe y no estaba preparada para ello.

Reconozco también que no llegué a conectar con la protagonista, Florence, aunque, siendo sinceras, con ningún personaje en general; creo que no llegué a entender del todo el funcionamiento del pueblo en el que se desarrolla la historia. No sé, me sentí (y me sigo sintiendo ahora que pasaron unas horas ya) perdida en cuanto a qué me pareció la novela; tengo claro que no me disgustó, pero tampoco tengo claro cuánto me gustó.

Recomendaría la historia para un par de tardes en las que quieras leer algo distinto, que no te va a hacer pensar demasiado (no mal), pero que tampoco es una nimiedad. El ritmo de la novela es bueno, no se hace pesada en ningún momento, pero creo que el final, que en parte era previsible, es demasiado precipitado, acaba muy de golpe y creo que es eso lo que no acaba de convencerme.

Pese a ello, no es una mala novela, simplemente, diferente. ¿Os suena esta historia? ¿Os animáis a adentraros en el corazón de Old House? Si es así, ya me contaréis qué os parece.


Hasta la próxima entrada  J

lunes, 3 de septiembre de 2018

La Ciudad de las Bestias -- Isabel Allende


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien; después de un verano en el que desaparecí, hoy me paso por aquí brevemente para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas lecturas de ocio que pude finalizar, se trata de la primera parte de una trilogía: La Ciudad de las Bestias, de Isabel Allende.



Alexander Cold es un muchacho americano de quince años que parte al Amazonas con su abuela Kate, periodista especializada en viajes. La expedición se interna en la selva en busca de una extraña bestia gigantesca. Junto con su compañera de viaje, Nadia Santos, y un centenario chamán indígena, Alex conocerá un mundo sorprendente y juntos vivirán una gran aventura. El universo ya conocido de Isabel Allende se amplía en La Ciudad de las Bestias con nuevos elementos de realismo mágico, aventura y naturaleza. Los jóvenes protagonistas, Nadia y Alexander, se internan en la inexplorada selva amazónica llevando de la mano al lector en un viaje sin pausa por un territorio misterioso donde se borran los límites entre la realidad y el sueño, hombres y dioses se confunden y los espíritus andan de la mano con los vivos.




Esta novela, realmente, la leí ya hace muchos muchos años, pero nunca tuviera la oportunidad de continuar su historia, por lo que, hace un tiempo, vi una oferta en la que por un precio asequible podía conseguir la trilogía completa. No lo dudé ni un momento y ahora es mía, así que me tocó darle una nueva oportunidad y aquí está mi opinión de esta primera parte.

Tengo que reconocer que no era tal como la recordaba y en mi mente su ritmo era más acelerado, había menos partes de introspección del personaje principal, Alexander; pese a ello, pese a tener una percepción distorsionada en mi recuerdo, la lectura de esta historia fue tan buena como la recordaba. Es cierto que se nota mucho que es una novela juvenil, está escrita y tratada para adolescentes, para jóvenes, pero no por ello es de menor calidad ni mucho menos.

El estilo de escritura de la autora, Isabel Allende, es muy fluido, llevadero hasta en las partes de mayor descripción e introspección, se hace ameno, así como toda la historia que aquí nos presenta. Todos los personajes ayudan a ello, pues cada uno de ellos cumple perfectamente el papel encomendado, sin solaparse unos con otros en ningún momento. Es cierto que no me queda especial recuerdo de ninguno de ellos, quizás algo más de la abuela de Alex, pero también es cierto que ninguno cae en el olvido al finalizar la lectura, lo cual me parece muy loable, ya que son unos cuantos los que pasean por las páginas de esta novela.

La historia en sí engancha desde el principio, toda la magia que rodea a la zona en la que se desarrolla queda perfectamente plasmada en cada página, ese realismo mágico que tan bien escriben los autores hispanoamericanos.

Ahora queda darles una oportunidad a la segunda y tercera parte de esta historia que, por lo poco que leí, continúa con sus protagonistas, Alexander y Nadia, al frente de las aventuras.

Desde luego, os recomiendo esta lectura si lo que buscáis es desconectar de otro tipo de literatura y daros un respiro, como fue mi caso, aunque siempre teniendo en cuenta que es una novela juvenil. ¿Alguna leísteis ya esta trilogía? ¿Qué opinión os merece?


Hasta la próxima entrada  J

lunes, 18 de junio de 2018

Life Sentence


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien, ahora que parece que entramos definitivamente en el verano, que ya era hora; hoy me paso por aquí para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas series que pude ver, esta vez, haciéndole más caso de lo normal, es decir, en esta ocasión no trabajaba mientras la veía: Life Sentence, de la cadena The CW.







Cuando Stella descubre que su cáncer terminal está curado, tendrá que aprender a vivir con todas las decisiones que tomó cuando decidió "vivir como si fuera a morir" (Filmaffinity).








Desde que la encontré por casualidad, meses antes de su estreno, y leí la sinopsis sabía que la quería ver y que tenía muchas papeletas de que me gustase: pues acierto de pleno, me encantó; y en el momento en el que me enteré de que fue cancelada y solo iba a tener una temporada, mi corazoncito se rompió un poco, pero hacia el final de la serie entendí que era mejor así.

Siendo sinceras, igual la sinopsis no es la mejor del mundo y no es la más llamativa de la historia, pero no sé, fue de estos amores a primera vista. Y este amor platónico continuó hasta que, de sus 13 capítulos, en el noveno, más o menos, me di cuenta que poco más tenía para contar; los capítulos tienen todos la misma estructura: principio feliz, problema en el medio, solución al problema y final feliz, todo esto en 45 minutos, de forma semanal. No es que me parezca una mala estructura, pero me di cuenta de que no había historia de fondo, o, por lo menos, no una con suficiente fuerza como para ser estirada, de ahí que, al reflexionarlo, no me pareciera descabellado que la serie fuese cancelada.

Los personajes son todos geniales, sobre todo Stella, la protagonista, quien es todo optimismo haciendo frente a las situaciones de su nueva vida; su pareja, Wes, es un amor de persona que se desvive por ella, y el resto de la familia aporta, cada uno de ellos, un punto de vista propio. Después están los personajes ‘satélite’, aquellos que traen y se llevan problemas, de entre los que destaca el Dr. Grant, el médico…

El ritmo de avance me pareció confuso en el sentido de que, hasta el final de la temporada, no tuve claro, o por lo menos a mí no me quedó claro, cuánto tiempo transcurrió, pero fueron 8 meses; lo cual es un tiempo más que prudencial para ver cómo arranca la nueva vida de Stella, cómo se tiene que adaptar a tener una vida sin fecha de caducidad y a lidiar con todas las situaciones que su familia le fue ocultando; de ahí que recalque su optimismo.

Como digo, es una serie que me gustó mucho, hasta el momento en el que me di cuenta que no era posible que ofreciese más de lo que estaba dando. Aun así, no me arrepiento de haber gastado unas cuantas horas en verla y la recomendaría para pasar unos días entretenida, sin grandes pretensiones.

¿Conocíais esta serie? ¿Os llama la atención? Si finalmente os animáis con ella, ya me contaréis qué os parece.


Hasta la próxima entrada J

lunes, 4 de junio de 2018

Nuevo Año lector, 2017-2018

¡Hola!
¿Qué tal todo? Hoy es día 4 de junio y, como cada 4 de junio pongo a cero mi contador de lecturas en lo que bauticé como Año Lector, y publico una entrada en la que hago recuento de las lecturas del último año.
Este año el número de lecturas es poco mayor que el año pasado, con un total de 16 novelas leídas (algún día volverán a ser muchas, espero), debido a que, como últimamente, la tesis, y otros devenires de la vida, me quitan tiempo de lectura de ocio.
Todas las novelas leídas están reseñadas en el blog y os dejo a continuación algunas de ellas y los enlaces a sus entradas, por si queréis echarles un ojo:

Al filo de las sombras, de Brent Weeks; la primera entrega la leí en el anterior año lector y, como parece, la tercera y última entrega tocará para el nuevo año lector.
Flores en la tormenta, de Laura Kinsale; formaba parte de aquella serie de libros que denominé como ‘viajeros’, debido a que fue un juego hecho con unas amigas de otras partes de España.
El futuro tiene tu nombre, de Brenna Watson; fue regalo de Reyes, gran elección.
La tentación más dulce, de Lucía Herrero; esperaba otra cosa totalmente distinta y me gustó mucho.

Actualmente estoy leyendo La ciudad de las bestias, de Isabel Allende y tengo empezado, a medias, Después de ti, de Jojo Moyes que, la verdad, me esperaba otra cosa muy distinta y no me está entusiasmando demasiado, veremos cómo sigue.

Como veis, este año hubo poquita lectura, pero es que cuando el deber llama… espero que en próximos años pueda haber más novelas de las que hablaros. Por si queréis echar un vistazo, os dejo el enlace a otros Años Lectores, para que podáis cotillear de forma cómoda.
Año lector 2017
Año lector 2016
Año lector 2015

Por hoy me despido ya, toca empezar de nuevo la cuenta y desear que sea un buen año de lecturas… ¿Leísteis alguna de las que menciono?


Hasta la próxima entrada   J

martes, 22 de mayo de 2018

The Meddler


¡Hola!
¿Qué tal todo? Espero que bien, que se va acercando el solcito; hoy me paso por aquí después de un poco de tiempo para contaros mi humilde opinión sobre una de las últimas películas que vi, a cachitos y mientras trabajaba; se trata de The Meddler (Una madre imperfecta), de 2016. Sin más líos, ¡vamos a ello!






Marnie es una viuda reciente que se traslada a Hollywood para estar más cerca de su hija, lo que resultará ser un cambio total para su vida: nuevas aventuras, nuevos amigos, nuevas oportunidades… y quién sabe si un nuevo amor.







Lo primero que vi de esta película fue su portada y sus dos protagonistas: Rose Byrne, que me encanta, y Susan Sarandon, que no me disgusta, así que poco me lo pensé, me lancé a leer la sinopsis y al cabo de un par de días estaba viéndola. El resultado final general es bueno, me gustó, me entretuvo; como todo, tuvo sus buenos momentos y sus peores momentos, que no malos.

Lo cierto es que a medida que iba viendo los hechos me quedaba ‘sorprendida’ en el sentido de que esperaba algo distinto, no peor ni mejor, simplemente distinto. Esperaba una historia centrada en Lori, pero poco a poco te vas dando cuenta de que el centro de todo es la madre, Marnie; y esto no es nada malo, simplemente diferente a lo que te presentan al comienzo de la película, pero al final te das cuenta de que no podía ser de otro modo.

Los personajes secundarios son muy buenos, en especial Randall Zipper, interpretado por J. K. Simmons y con su súper voz grave, pero es que en esta película es un sol de hombre. La familia política de Marnie son para darles de comer a parte, pero no en el mal sentido, sino todo lo contrario, son buena gente y quieren a la protagonista. El chico de Apple, Frankie, es todo simpatía, las amigas de la hija son un terremoto… Cada personaje aporta su granito de arena a esta gran familia de secundarios conectados por Susan Sarandon.

El ritmo de la película es más que correcto, no se detiene en exceso en momentos dramáticos ni pasa de puntillas por otras situaciones, no te cuesta seguir la evolución ni de los personajes ni de las historias, te dan la información justa y necesaria para enterarte de todo y no sentirte ni perdido ni abrumado por la cantidad de información, lo cual es de agradecer, sin duda.

¿Veredicto final? La recomiendo si queréis pasar un rato entretenido, sin grandes expectativas, pero con un final adecuado. ¿Conocíais ya esta película? ¿Qué opinión os merece?


Hasta la próxima entrada  J