domingo, 9 de noviembre de 2014

El Príncipe de la Niebla.

Hola!!

¿Qué tal todo? Hoy, dominguito de tregua climatológica, os traigo una novela juvenil que leí hace casi diez años y estos días estuve releyendo, pero que me emociona como el primer día. Se trata de El Príncipe de la Niebla de Carlos Ruiz Zafón, autor español que me tiene enamorada.


El nuevo hogar de los Carver está rodeado de misterio. En él aun se respira el espíritu de Jacob, el hijo de los antiguos propietarios, que murió ahogado. Las extrañas circunstancias de esta muerte sólo se empiezan a aclarar con la aparición de un diabólico personaje: el Príncipe de la Niebla, capaz de conceder cualquier deseo a una persona a un alto precio...
 ---------------------------------------------------


Es curioso cómo algunos libros nos gustan tanto que al releerlos años después aún te acuerdas de los detalles importantes, de las sensaciones que te hizo vivir, pero es más asombroso aún que ese mismo libro, con esa diferencia entre lecturas, consiga hacerte vivir el tiempo que echas con él como si fuese la primera vez…

Así es con Carlos Ruiz Zafón y su enigmático Príncipe… devoré el libro en dos días, pero es que como siempre, no podía dejar de leer.

Los personajes están genialmente construidos, con una evolución lógica; el ambiente que crea de tensión, de miedo en ese jardín de estatuas es alucinante. Y qué decir de ese Dr. Caín… En mi opinión es espeluznante, pero tiene una presencia sobrecogedora; yo lo imagino en carne y hueso y sólo verlo hacen que mueras de miedo (y en mi caso de amor también), pero es que me parece que tiene una historia, una personalidad arrolladoras. Me encantaría saberlo todo de él.

Lo bonito de este libro también, es que no tiene altibajos en la historia, que va creciendo y creciendo hasta el final, que te deja con la boca abierta. Es una delicia.

No diré mucho más, sólo que sigo releyendo a este genio de la pluma española de nuestros días y que os recomiendo, como no puede ser de otra manera, que lo conozcáis. No os decepcionará…



Hasta la próxima entrada   ;)

2 comentarios: